Texto del vídeo “Confiar en Dios por encima de todo”:

Normalmente elegimos estar cerca de otras personas según las experiencias que hayamos tenido con ellas. Su actitud y sus acciones nos acercan o alejan de ellas. Y cuando nuestras relaciones van bien todo es perfecto. Pero a veces nos creamos falsas expectativas y esperamos demasiado.

Este fue el caso del pueblo de Israel. Estuvo en Egipto malviviendo, sufriendo el castigo de Faraón un día detrás de otro. Luego llegó MOISÉS con el poder y la dirección De Dios y los libró de la esclavitud demostrando que Dios les amaba y les tenía preparado algo mucho mejor.

Pero al salir de Egipto y al comer lo que Dios les ofrecía, su pueblo solo recordaba lo bueno de Egipto, no el sufrimiento sino el alimento. Y se iban distanciando De Dios.

En la Biblia el profeta Isaías (30 y 31) nos explica que Dios se queja porque su pueblo piensa todo el tiempo en Egipto, confía más en su ejército que en Dios y nadie quiere recordar que Dios fue el que los libró de la esclavitud. Dios les ofrece Mucho más de lo necesitan y ellos piensan en los egipcios como su verdadera ayuda para seguir adelante.

Porque los egipcios eran personas a las que podían ver, no como Dios al que no podían ver.

Así que Dios tiene que decirles que están equivocados y recordarles que los egipcios eran hombres y no dioses. Además tuvo que decirles que los egipcios no podían ofrecerles la paz y la seguridad que Dios ofrece cuando deseamos seguirle de verdad.

Pero no somos tan distintos al pueblo de Israel, confiamos mucho en personas o en nosotros mismos y nos cuesta creer que Dios tiene el poder para estar siempre a nuestro lado.

Pero hoy estamos viendo que todas las personas somos frágiles y cualquiera puede sufrir una enfermedad, independientemente del poder y el dinero que tenga.

Y es cierto que tenemos buenas personas a nuestro lado, personas que ponen todo de su parte para ayudarnos mientras sufrimos. Y debemos ser agradecidos.

Pero No nos olvidemos De Dios.

Porque solo el Dios que envío a Moisés para liberar a su pueblo de la esclavitud de Egipto al ver que estaban maltratando a su pueblo, mostró su amor hacia nosotros enviando a su propio hijo para liberar de la esclavitud espiritual a toda la persona que reconozca que ha vivido sin tener en cuenta a Dios y confíe en Jesús, aquel hombre que nos enseñó cómo es Dios en realidad hasta el punto de entregar su vida en una cruz por nosotros, El es el único que merece la pena seguir y no puede defraudarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *