Es interesante descubrir cómo las personas que aparecen en la Biblia hablan con Dios. Sobretodo cuando llegan problemas como nos puede pasar a cualquiera de nosotros. Y es que los que creemos en Dios también recibimos malas noticias como le llegaron a Nehemías.

 

 

Sé que es muy importante conocer las grandes doctrinas bíblicas o las cualidades de Dios porque nos acercan al Señor de una forma especial. Pero creo que también es bueno descubrir la forma en la que las personas se dirigen a Dios en la Biblia. Porque Él es único y hablar con Dios es importante. Queremos hacerlo bien.

Cuando hablamos con Dios es bueno recordar que es el Todopoderoso que controla el Universo y a la vez está con nosotros. Nos bendice reflexionar en que está en todas partes y además a nuestro lado. Y para saber cómo dirigirnos a Dios es importante investigar la Biblia. Debemos profundizar en la relación que los personajes  bíblicos tienen con Dios.

Personalmente quiero saber si lo que digo a Dios es lo correcto, si sigue la línea de lo que veo en la Biblia. Porque no podemos hablar con Dios de cualquier manera.
También es cierto que nuestra relación con Dios es personal. Pero ver la forma en la que los personajes bíblicos se dirigen a Dios tiene mucho que enseñarnos.
Hoy vamos a ver la primera oración que leemos en Nehemías 1.
1 Palabras de Nehemías, hijo de Hacalías.
Aconteció que en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en la fortaleza de Susa,2 vino Hananí, uno de mis hermanos, con[a] algunos hombres de Judá, y les pregunté por los judíos, los que habían escapado y habían sobrevivido a la cautividad, y por Jerusalén.3 Y me dijeron: El remanente, los que sobrevivieron a la cautividad allí en la provincia, están en gran aflicción y oprobio, y la muralla de Jerusalén está derribada y sus puertas quemadas a fuego.
4 Y[b] cuando oí estas palabras, me senté y lloré, e hice duelo algunos días, y estuve ayunando y orando delante del Dios del cielo. 5 Y dije: Te ruego, oh Señor, Dios del cielo, el grande y temible Dios, que guarda el pacto y la misericordia para con aquellos que le aman y guardan sus mandamientos, 6 que estén atentos tus oídos y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que yo hago ahora delante de ti día y noche por los hijos de Israel tus siervos, confesando los pecados que los hijos de Israel hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado. 7 Hemos procedido perversamente contra ti y no hemos guardado los mandamientos, ni los estatutos, ni las ordenanzas que mandaste a tu siervo Moisés. 8 Acuérdate ahora de la palabra que ordenaste a tu siervo Moisés, diciendo: “Si sois infieles, yo os dispersaré entre los pueblos; 9 pero si volvéis a mí y guardáis mis mandamientos y los cumplís, aunque vuestros desterrados estén en los confines de los cielos, de allí los recogeré y los traeré al lugar que he escogido para hacer morar allí mi nombre.” 10 Y ellos son tus siervos y tu pueblo, los que tú redimiste con tu gran poder y con tu mano poderosa. 11 Te ruego, oh Señor, que tu oído esté atento ahora a la oración de tu siervo y a la oración de tus siervos que se deleitan en reverenciar[c] tu nombre; haz prosperar hoy a tu siervo, y concédele favor delante de este hombre. Era yo entonces copero del rey.
Aspectos de la vida de Nehemías.
• Nehemías era hijo de Hacalías
• Hermano de Hananí
• Sentía preocupación por sus compatriotas judíos y la ciudad de Jerusalén.
• Era copero del Rey
Su carácter:
• Era humilde
• Tenía un corazón compasivo
• Estaba disponible para Dios
• Era una persona de oración
• Temía a Dios y estudiaba las Escrituras.
Leemos que Nehemías recibe a su hermano y a otros hombres. Les pregunta por sus compatriotas y por Jerusalén.Y las noticias no son buenas. Nehemías podría haberse tomado estas noticias muy mal. Podría haberse quejado a Dios de todo lo que había permitido. Pero creyó que Dios cambiaría la situación.
Nehemías siente compasión por su pueblo de tal forma que no solamente ora, sino que llora, ayuna y se lamenta por los fallecidos. Vemos a una persona que al recibir las noticias se concentró en Dios y en su poder para ayudar a las personas que confían en Él.

La Oración de Nehemías:

1:5 Comienza la oración alabando a Dios:

• Dios de los cielos
• Grande y temible
• Fiel

1:6 Pide atención al Señor

No es que Nehemías crea que el Señor no le escuchaba sino que le suplica atención porque se encuentra en un problema enorme. Necesita toda su atención porque se encuentra realmente angustiado.

Ora constantemente: Día y noche.

Dios sabe que podemos estar angustiados y necesitamos más de Él.
Dios conoce nuestro corazón y que a veces solo le tenemos a Él para desahogarnos en nuestros problemas. Dios nos comprende mejor que nadie y no le parecemos pesados.

1:6-7 Confesamos los pecados.

Nehemías sabe que su pueblo pecó y que él también. Porque Dios sabe toda la verdad.
Algunas veces no somos conscientes de nuestros pecados y creemos que los pecados de otras personas nos afectan. A veces es cierto.Otras veces creemos que nosotros no hemos pecado.
Lo que es verdad es que todos queremos ser más como Jesús y estamos en el camino.
Por eso debemos reconocer que pecamos y que necesitamos ser limpiados y perdonados por Dios. Independientemente de la relación que otras personas tengan con Dios.

1:8-10 Recordamos las promesas a nuestro Dios

Nehemías conoce a su Dios. Él investiga las escrituras y sabe que Levítico 26 tiene una parte de castigo y otra de restauración. Y se lo recuerda a Dios.Por eso es tan importante conocer la Biblia.
En la Biblia descubrimos las promesas de Dios que nos animan a seguirle y confiar en Él.
Si conocemos las promesas de Dios, cuando vengan los momentos de angustia las recordaremos y podremos pedirle a Dios que las siga cumpliendo con nosotros.

1:11 Nehemías ora y también la comunidad

Nehemías le vuelve a pedir atención. Pero no sólo porque Él está orando sino porque hay más personas que necesitan que Dios actúe.
Todos estamos en el mismo barco. Nuestro Dios escucha las oraciones en común y en privado. Y tenemos que deleitarnos en reverenciar su nombre.
Los días que nos reunimos para pedir algo como iglesia son importantes. Dios ve lo que nos une. Y muchas veces nos unen problemas comunes que necesitan ser resueltos por Él. Mostramos unidad y Él la valora y nos escucha.

Pide ser utilizado por Dios.

Nehemías sabe que Jerusalén necesita la ayuda de Dios pero él quiere participar.
Nehemias quiere formar parte del cambio. Quiere implicarse y cree que Dios le dará la capacidad necesaria. Esto también nos enseña algo hoy.
Hemos visto que la oración de Nehemías contiene:

  • Alabanza
  • Confesión de pecado 
  • Petición de que Dios cumpliera su promesa. 
  • Además Nehemías muestra un corazón dispuesto a participar en lo que pueda para ayudar a su pueblo. Cree que Dios le guiará.
Esto es algo importante para nosotros. Como cristianos formamos parte de una comunidad. Y Dios quiere personas disponibles y que se sientan identificadas con los hijos de Dios.
A veces creemos que los responsables tienen la obligación de hacer todas las cosas.Ellos tienen que cumplir su responsabilidad pero tu y yo la nuestra.
La base es la disponibilidad. Felipe el evangelista obedeció a Dios cuando le envío a través de un ángel a hablar con el eunuco. Y ahora lo vemos con Nehemias. El Señor valora el corazón dispuesto para ayudar en la comunidad.
Hoy hemos visto la forma que Nehemías tuvo de comunicarse con Dios. ¡Aprendemos mucho!
Y es que El Señor nos da la oportunidad de hablar con Él cada día.
Podemos hacer como Nehemías , alabando a Dios, confesando nuestro pecado y comunicándole nuestras peticiones. Pero esto no es una estrategia ni una fórmula matemática.No significa que Dios conteste con esta fórmula. Él sabe qué es lo que nos conviene y nos ama, por lo tanto nos dará lo que necesitamos aunque a veces no entendamos lo que quiere decirnos.
Pero conocer esta oración nos puede ayudar.
Hablemos con Él, nuestro Señor conoce nuestros corazones. Él es fiel y lo mejor de todo es que podemos hablar con el Señor sabiendo que siempre nos escucha. ¡Cuando hay problemas y también cuando no nos parece que haya!
Que Él nos bendiga y nos ayude a entender su Palabra cada día.
Pulsa aquí para suscribirte a nuestro blog y podrás leer antes que nadie más artículos como este. También puedes acompañarnos en Facebook y Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *