Vivimos en un mundo en el que parece que podemos saberlo todo de forma inmediata. Una persona se contagia de ébola y te enteras a los pocos minutos. Las redes sociales se hacen eco de todo en realmente poco tiempo. Pero estar enterado no significa conocer en profundidad lo que sucede. En ocasiones los medios de comunicación manipulan la información a su antojo. Por eso hay que investigar y a veces, después de muchas horas terminas teniendo un pensamiento crítico, una opinión bien fundamentada.

Hay personas que, por el tiempo que hemos pasado con ellas, (padres, hermanos, esposos,amigos) a veces parece que les resultamos transparentes. Saben muchísimo de nosotros y podemos llegar a sorprendernos. Pero siempre queda una parte oculta. Algo que sólo sabes tu.

Jesús pronunció estas palabras sabiendo que tiene absolutamente todos nuestros datos, ¡no le falta ni uno!

Yo no sé mucho de la profesión de pastor de ovejas pero estoy seguro de que el buen pastor, para hacer bien su trabajo, debe conocerlas (si tuviera que hacerlo yo…no creo que supiera distinguir una oveja entre 50, ¡ni entre 10!) pero el buen pastor cuyo objetivo es guiarlas, protegerlas y mantener a todas en el mismo lugar ve en cada una de ellas algo especial. Y sabe lo que cada una de ellas necesita. Además, el buen pastor corre riesgos. El buen pastor nunca permitirá que algún animal consiga atacar a sus ovejas.

Recordarás lo que hacía David cuando algún león u oso atacaba su rebaño: "Pero David respondió a Saúl: Tu siervo apacentaba las ovejas de su padre, y cuando un león o un oso venía y se llevaba un cordero del rebaño, 35 yo salía tras él, lo atacaba, y lo rescataba de su boca; y cuando se levantaba contra mí, lo tomaba por la quijada, lo hería y lo mataba. 36 Tu siervo ha matado tanto al león como al oso; " 1 Samuel 17:34-36

El Señor Jesús dice que es el Buen Pastor y que nos conoce. Por este motivo quiere guiarnos, protegernos, alejarnos de lo que pueda provocarnos sufrimiento. Y no sólo nos conoce sino que a pesar de conocer hasta lo más íntimo de nosotros nos ama. Mucho más de lo que creemos.

Pero las ovejas son animales que se dejan llevar porque su pastor les da lo que necesitan. Lo conocen y les da confianza porque saben que siguiendo sus indicaciones conseguirán ser alimentadas. Las ovejas descansan completamente en que su pastor les ofrecerá lo mejor. Él sabrá lo que más les conviene. A veces, algunas se alejan y debe reconducirlas.

¿Cual es nuestra actitud? Nuestro Dios nos conoce pero ¿cuanto le conocemos nosotros? ¿Hacemos como comentaba al principio? ¿Nos dejamos llevar únicamente por lo que obtenemos de otras personas o profundizamos para tener una relación más íntima con Dios?

Que el Señor Jesús sea nuestro Buen Pastor, nos conozca y nos ame a pesar de que muchas veces sólo dejamos ver nuestras imperfecciones es motivo suficiente para seleccionar, entre nuestras responsabilidades, un tiempo para intentar conocer a Dios por medio del estudio de su Palabra y la oración.

Jeremías 9:23-25 La Biblia de las Américas. "Así dice el Señor: No se gloríe el sabio de su sabiduría, ni se gloríe el poderoso de su poder, ni el rico se gloríe de su riqueza; 24 mas el que se gloríe, gloríese de esto: de que me entiende y me conoce, pues yo soy el Señor que hago misericordia,derecho y justicia en la tierra,porque en estas cosas me complazco —declara el Señor."

¡Que el Señor te bendiga!

Puedes contactar o hablar con nosotros en las redes sociales +Facebook y +Twitter.

También te invitamos a visitarnos en C/García Morato 28 de Bailén (Jaén).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *