En esta ocasión escribo me gustaría compartir una breve reflexión que tuve el jueves pasado en la iglesia donde nos reunimos, en C/García Morato 28.

Lucas 17: 1-4 (Leer aquí)

Veremos los puntos que he considerado principales:

-Dijo Jesús a sus discípulos: Vemos que las palabras de Jesús van a ir dirigidas a sus discípulos, el Señor va a enseñarles algo muy importante, no se habla de que hubiese una multitud como en otras ocasiones o que estuviesen escuchando los fariseos o los intérpretes de la ley porque muchas veces cuando participan lo vemos reflejado en la Palabra, podemos decir entonces que las palabras que siguen van a ser útiles para las personas más cercanas, van a ser informados de cómo actuar ante una serie de circunstancias. -Imposible es que no vengan tropiezos En esta parte tengo que decir que me ha parecido curiosa la manera en la que comienza a hablar el Señor, es sumamente realista, dice mirad, yo soy el Hijo de Dios, además tengo más de treinta años, tengo claro que nadie tiene necesidad de darme testimonio del hombre, leemos Juan 2:24 y 25 leer aquí, he de deciros que los problemas vendrán, los tropiezos también traducidos como escándalos en otras versiones, vendrán y lo pasaréis mal, los tropiezos vienen porque sois humanos y pecáis. -Mas ay de aquel por quien vienen! Hermanos está claro que Jesús se ha propuesto dejar claro que no podemos ser iniciadores de mal ejemplo, malas conversaciones, malas actuaciones que puedan provocar tropiezo a los más pequeñitos, hay quien dice que también se utiliza pequeñitos para los recién convertidos pero lo que quiero deciros está igualmente claro con las dos maneras de verlo. Véis la necesidad que tenemos todos de dar un buen ejemplo? Si comenzamos desde casa, seguimos por la iglesia, todas las relaciones en la iglesia afectan a todos. -El más mayor en edad o más maduro al más pequeñito tiene parte de responsabilidad La vida que lleve mi padre me afecta como hijo y como hermano en la Fe, así mi vida influye en los jóvenes y sus propias vidas en Marta y así con todas las relaciones que tenemos en la iglesia. Todos formamos un cuerpo y vemos que el ejemplo es una de las prioridades para Cristo, es una de las bases para el buen funcionamiento de la iglesia, habrá un clima cada vez más apropiado para crecer y edificarnos mutuamente. -Mirad por vosotros mismos Con estas palabras Jesús les quiere involucrar en algo obvio, les dice mirad, deberíais de saberlo porque está en la ley que aprendéis desde pequeñitos, en la ley leemos: Levítico 19:16-18 (leer aquí)

Os acordáis de estas palabras? Pues debéis de ponerlas en práctica, NO GUARDARÁS RENCOR A LOS HIJOS DE TU PUEBLO SINO QUE AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO. Hemos de perdonar tantas veces como haga falta nuestro hermano, aun cuando sabemos que las palabras “Te perdono” necesitan un tiempo de restauración , pero debemos orar para hacer que dure lo menos posible. Debemos ser sensatos y agradecidos, si predicamos un evangelio en el que decimos “Cristo perdona todos tus pecados” y por otro lado no perdonamos a nuestros hermanos, algo falla, no sé hasta qué punto nos hemos apropiado del proceso de salvación. El mismo Señor Jesús nos dice en Mateo 6:14 y 15 (leer aquí)

Y dónde empieza a funcionar el perdón? El perdón comienza desde nuestro ambiente familiar, debemos de ser realistas y reconocer que a pesar de que nos llamamos cristianos, muchas veces entran a nuestro entorno familiar el orgullo, el egoísmo, y el “yo” muy grande”, no dudemos que esto influye al desarrollo de la iglesia, si no nos perdonamos a veces entre nosotros o no vivimos en un buen ambiente en casa, qué podemos aportar a la iglesia? Y su volvemos al texto debemos reconocer que no somos capaces de llevar a la práctica lo que hemos recibido a través del Espíritu Santo, estamos capacitados para perdonar porque Dios nos ha perdonado , nos envía al Consolador que nos capacita para el perdón pero a veces preferimos que pase el tiempo, incluso a veces chismeando entre nuestro pueblo como hemos leído antes en lugar de orar por la persona con la que no acabo de conectar, hermanos esto no trae bendición espiritual a la iglesia. Para finalizar solamente quiero recordaros que debemos ser realistas como Jesús, sabemos que es imposible que no vengan tropiezos o escándalos pero no seamos los provocadores sino que tengamos claro que nuestro ejemplo importa tanto dentro como fuera del lugar donde nos reunimos ,desde el más pequeñito al más mayor, porque todos debemos entender que formamos parte íntegra y responsable del cuerpo de Cristo, en cuanto al perdón, no quiero decir nada más que intentemos reflexionar en la vida y la muerte de Cristo por cada uno de nosotros, cuanto más lo hagamos más nos daremos cuenta de que es nuestra personalidad la que debe menguar para que la de Cristo crezca día a día en nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *